Huir

Publicado: 16 abril, 2013 en Artículos
Etiquetas:
Juan 15, 6

“Sabiendo Jesús que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte sólo”

Para lograr la soledad que nos conecta con Dios, muchas veces debemos seguir el ejemplo del maestro: Huir.
Hay muchas cosas que luchan por nuestra atención: el trabajo, los estudios, el dinero, la diversión, los amigos, la familia, etc.
Muchas cosas que son aparentemente buenas, como servir a los demás, que pueden ser perjudiciales, si es que primero no nos quedamos solos, solos para estar con quien realmente necesitamos.
Si huimos como Jesús, para estar en la intimidad con el Padre, tendremos también la seguridad de que hacemos su voluntad, antes que la de los hombres, no cederemos a la tentación de hacernos reyes de nuestras vidas, sino que dejaremos que Dios nos lleve por donde el quiere, aunque eso signifique la cruz, y la muerte.
Esta soledad con Dios nos hace ver lo que es valioso realmente, lo que es verdaderamente hermoso, nos capacita para la cruz, porque sin cruz no hay corona.
Al igual que a Jesús, el mundo hoy nos grita por todos lados que seamos reyes, se acerca violento, para tomarnos por la fuerza, para coronarnos nuestros propios reyes y quitar a Dios y su voluntad de nuestras vidas.
Nuestro Señor no dio explicaciones a nadie, no luchó para que no lo hagan rey, sencillamente huyó. Pero no huyó sin dirección y despavorido, huyó a la seguridad de la presencia del Padre.
SEÑOR DAME LA FUERZA PARA HUIR, PARA CORRER AL REFUGIO DE TU CASA Y TU PRESENCIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s